Fábula de las hormigas:

Esto son dos hormigas que van por el bosque y se encuentran un charco. Ante la imposibilidad de cruzarlo, esperan por si pasa un animal que pueda llevarlas al otro lado.

En esto que pasa un conejo que se ofrece cruzarlas. Una de las hormiguitas que era muy cursi le dice al conejo:

- "No, no vamos a cruzar contigo porque tienes el pelaje sucio y asqueroso y nos vamos a ensuciar.!.

Cuando el conejo se va, divisan un par de pajitas y deciden subirse en ellas, a modo de barca, para cruzar el charco. Cuando iban por la mitad del charco, un mal viento hizo que las pajitas se hundieran y las dos hormiguitas cayeron al agua.

Moraleja: Mas vale conejo sucio que dos pajas mal hechas.
**************************
El clero
Estaba un sacerdote conduciendo hacia su parroquia y en la carretera se encuentra con una monja conocida.

Para y le dice: - Madre, suba que la llevo al convento. La monja sube y se sienta en el asiento del copiloto.

Hace un cruce de piernas y el habito se le abre un poquito y se le ve la pierna.

El padre se le queda mirando y sigue conduciendo. Al rato le toca la pierna y la monja le dice:

- Padre acuerdese del Salmo 129. El Padre le pide disculpas y sigue conduciendo.

Al rato otra vez le toca la pierna y la monja le dice:

- Padre, acuerdese del Salmo 129. El Padre se excusa diciendo:

- Perdoneme, Hermana, pero, sabe, la carne es debil. Despues de un rato la monja se baja y el Padre llega a su parroquia y se va rapidamente a buscar en la Biblia, el Salmo 129.

Encuentra el Salmo y lee: "Seguid buscando que alli arriba encontrareis la Gloria"

MORALEJA: "Siempre debes estar bien informado, si no puedes perder oportunidades que valen oro."
*************************
El gorrión

Un invierno frío y desapacible un gorrión pasó dos noches a la intemperie con el único abrigo que proporciona la rama de un árbol. Convencido de que no podría sobrevivir una tercera noche en esas condiciones, abandonó el árbol en busca de un refugio mejor. Mientras volaba sentía como se le congelaban las alas, hasta que finalmente cayó al suelo. Cuando yacía congelándose, se dio cuenta de que esa noche acabaría su vida. Ya pidiendo en silencio por una muerte rápida, de repente, en su estado de semiinconsciencia, sintió como era cubierto por un caliente abrigo. Poco después recuperó la consciencia, y vio que una vaca había estercolado generosamente sobre él. El nuevo soplo de vida y el supremo confort que sintió le hicieron muy feliz, así que comenzó a cantar. Un gato que pasaba por allí oyó los gorgojos, localizó la boñiga y cuidadosamente removió los excrementos para descubrir al pequeño gorrión, al cual rápidamente se comió.

Hay tres moralejas en esta historia:

1.- Si alguien se caga en tí, no es necesariamente tu enemigo.

2.- Si alguien te saca de la mierda, no es necesariamente tu amigo.

3.- Si estás con la mierda al cuello, pero feliz, mantén la boca cerrada.
****************************