El vudú Rede o "vudú blanco" constituye el 95% del vudú que se practica en el mundo. Nació entre lo que hoy en día son Benin y Nigeria, y de él se derivan diversas fórmulas de santería como el Umbanda, Quimbanda, Candomblé o la Regla Lucumí. En Haití y Norteamérica se practica también el vudú Petro, una variante "menos blanca" del vudú Rede.
El vudú Rede y sus derivados santeros son menos poderosos.
Los rituales del vudú Rede y sus derivados santeros son más fáciles y económicos.
El vudú Rede no suele implicar consecuencias desagradables ni peligrosas.
El vudú Rede no sirve para satisfacer las bajas pasiones.
El vudú Rede es popular, está de camino para ser aceptado socialmente e incluso está de moda en determinados círculos.
El vudú Rede no sirve para desactivar al vudú Congo.
Los sacerdotes se llaman hungan y las sacerdotisas mambo, y tienen distintas funciones según su sexo.
En el vudú Rede y sus derivados, el sacerdote más viejo manda sobre el más joven, y el sacerdote sobre la sacerdotisa.
Los rituales Rede se organizan en torno a la música y el baile.
En el vudú Rede, los hounsis (aprendices) no tienen obligaciones sacrificales.
Con frecuencia, los rituales Rede, y sobre todo sus derivados santeros, utilizan símbolos cristianos.
El vudú Rede no usa las muñecas (excepto de manera decorativa) ni practica la zombificación o el trasplante de cuerpos.


El vudú Congo o "vudú negro" constituye menos del 5% del vudú que se practica en el mundo. Aparece a orillas del río Congo, y de él se deriva una fórmula de santería conocida como Palo Mayombé. Es el vudú de Poder, caracterizado por sus poderosos ritos mágicos y el rechazo social que suscita la severidad de los mismos. Esta web trata de él.
El vudú Congo es más poderoso.
Los rituales del vudú Congo son más difíciles, duros y costosos.
La práctica del vudú Congo puede implicar consecuencias desagradables y peligrosas si se practica sin conocimiento.
El vudú Congo sirve para satisfacer las bajas pasiones.
El vudú Congo es impopular, produce rechazo social e incluso puede ser ilegal en algunas de sus manifestaciones.
El vudú Congo puede desactivar al vudú Congo y al vudú Rede.
Los sacerdotes y las sacerdotisas se llaman bokor, y tienen iguales funciones, sin distinción de sexo.
En el vudú Congo, el sacerdote más experto (sin distinción de edad o sexo) manda sobre el menos experto.
Aunque los rituales Congo incorporan elementos de música y baile, están centrados en los sacrificios (no necesariamente mortales).
En el vudú Congo, los hounsis (aprendices) tienen obligaciones sacrificales.
En el vudú Congo nunca se usan símbolos cristianos (aunque si en su derivado santero, el Palo Mayombé).
El vudú Congo usa las muñecas y puede practicar la zombificación, el trasplante de cuerpos y otras técnicas negras.

LA MUÑECA VUDU:


¿Qué es una muñeca vudú?

Una muñeca o muñeco vudú es un totem utilizado en varias tradiciones vuduístas. Es un objeto en apariencia inocente, un juguete de niños que mediante el ritual adecuado (la carga) se convierte en un procedimiento altamente eficaz para acceder a las almas de una persona a gran distancia. En vudú Rede, suelen estar hechas de madera, hierba y tela, mientras que en vudú Congo se crean en torno a un pepino o una hortaliza similar. Las muñecas de vudú Congo son mucho más poderosas que las de cualquier otra tradición; de hecho, si se realizan y cargan correctamente, nunca fallan.

¿Para qué sirve una muñeca vudú?

Para entrar en contacto con las almas y con el met tet de una persona, a distancia. Una vez este contacto está establecido, es posible utilizarlo para realizar acciones sobre esa persona mediante el uso de velas y agujas. Mucha gente piensa que sólo sirve para atraer la desgracia sobre la persona simbolizada por la muñeca, pero en realidad también pueden usarse para enamorarla, sugerirle ideas en la cabeza e incluso para protegerla y curarla desde lejos. Se pueden usar también para actuar sobre objetos, propiedades, negocios, animales y plantas, etc.

TRANSPLANTE DE CUERPOS:


¿Qué es un trasplante de cuerpos?

El trasplante de cuerpos, o robo de cuerpos, es la más poderosa herramienta de la magia negra. Esta técnica implica una capacidad de actuación sobre las almas que llega más allá del control elemental necesario para la zombificación. Consiste en pasar las almas de una persona (que llamaremos el ocupante) a otra (que llamaremos el donante). De esta manera que el ocupante abandona su propio cuerpo (que queda cadáver) y pasa a ocupar el cuerpo del donante (cuyas almas son retiradas y conservadas o destruidas). Esto es: se trata de realizar una suplantación total. El proceso no puede revertirse.

¿Para qué se hace un trasplante de cuerpos?

Evidentemente para obtener algo que se desea y que sólo puede obtenerse ocupando el cuerpo de otra persona. El donante puede poseer determinadas características físicas, como la salud o la belleza, que el ocupante desee tener. O riquezas, o poder político, o una determinada pareja que el ocupante desea, o un cierto modo de vida al que el ocupante aspira.
Sea como fuere, el donante rara vez desea ser ocupado, por lo que es atraido al ritual con engaños o por la fuerza.


¿Qué es un zombi?

En las tradiciones vudú, un zombi es un ser humano a quien un bokor (sacerdote o sacerdotisa) ha robado el ti bon ange (alma menor). Este robo se realiza mediante técnicas de magia negra cuando la persona está muriéndose, e inmediatamente después de morirse. El ti bon ange es conservado en una botella por el ladrón, que a partir de ese momento tiene control absoluto del cuerpo de la persona muerta. Ésta carece de pensamiento y control autónomo, por lo que puede ser manejada como un esclavo total y absoluto por parte del ladrón. Con el paso del tiempo, el zombi va deteriorándose, como pudriéndose, y finalmente su cuerpo termina por morir también.

¿Para qué se hace un zombi?

Por venganza, como un mecanismo de control social por medio del terror y para conseguir mano de obra barata en situaciones difíciles. En las culturas donde se practica la zombificación, sufrir este proceso se considera un destino peor que la muerte.
Además, en algunas circunstancias los zombies han sido utilizados como una especie de paramilitares que cometen crímenes y aterrorizan a la población. Se dice que los zombies se vuelven caníbales y son fáciles de convencer para atacar a las personas. Unos matones muy terroríficos...

¿Cómo se hace un zombi?

En Haití, siempre han circulado historias sobre unos poudres (polvos) que los bokor utilizan para hacer zombies. Davis [1985] descubrió que este poudre contenía tetrodotoxina (un poderoso veneno presente en el pez globo), datura, estramonio y otros fuertes venenos nerviosos. Davis concluyó que estas substancias eran suficientes para destruir irreversiblemente el cerebro de un individuo, pero no para justificar la creación de un zombi. En Japón se producen anualmente muchos envenenamientos por tetrodotoxina y no aparecen zombies. La respuesta es que es preciso una cuidadosa mezcla de magia negra y los poudres adecuados para hacer un zombi.